¿El absurdo es tan absurdo en publicidad?

¿El absurdo es tan absurdo en publicidad?

Publicado Por | 10 febrero , 2015 | Blog Adrenalina | One Comment
absurdo en publicidad

Esto hoy va de publicidad, pero tranquilos/as, no os dejaré sin un buena dosis de absurdo como promete el título de este post. Empecemos por lo primero, la publicidad.

En el mundo publicitario no hay nada que no esté medido. No hay campaña que no esté pensada al milímetro para conseguir unos objetivos marcados del mismo modo que no hay producto que pise el mercado sin que previamente se haya llevado a cabo una importante tarea de investigación. Es decir, si hay un target es porque alguien se ha preocupado de detectarlo. Tanto en la producción del producto en sí como en la campaña de medios para promocionarlo.

La clave está en ser diferente

Ahora bien, hay muchas maneras de conseguir llegar a ese target, esa población segmentada y diferenciada que la marca identifica como su público objetivo. Es hora de tener en cuenta también algunos de los principios básicos de la publicidad, como que la originalidad y la creatividad de los mensajes siempre van a ser la llave que abra la puerta del éxito comercial, o como que conviene diferenciarse tanto como sea posible de la competencia. Con productos de nueva implantación será más fácil pero aún así conviene ser raudo y veloz para que la campaña publicitaria así como el producto no sean rápidamente… ¿cómo decirlo? Tomados como inspiración por otras empresas. Y que si ese momento llega, los nuestros sean identificable como “los originales”, como los que crearon escuela.

Por eso es determinante que nuestra campaña de publicidad sea única. La oportunidad de crear una primera impresión es sólo una y conviene que sea la mejor posible, que nos haga despuntar como empresa o como producto en tanto que al final es un todo: no podemos vender un producto sin una imagen de marca potente que lo respalde. Otro de los principios publicitarios que conviene invocar aquí como si de las Tablas de la Ley se tratara es el siguiente: hay que apostar por la claridad y la sencillez. O lo que es lo mismo, como una campaña publicitaria sea demasiado compleja el receptor va a querer tirarse por un barranco antes que dedicar minutos y esfuerzo a destrañar esa maraña de mensajes. Personalmente aún recuerdo algunos spots que me turbaron porque no fui capaz hasta muy pasado el tiempo de saber qué narices pretendían decir…

señal Lost

¡Que nadie se pierda con tu spot!

Para evitar las desazones personales, pues, mejor apostar por algo sencillo e impactante, que pueda ser recordado y que se identifique de forma muy muy fácil para que nuestro producto sea el rey de los anuncios y el dueño del corazón de nuestro público objetivo.

Hasta aquí la parte estrictamente de publicidad. Ahora vamos con lo más divertido. ¿A quién no le gusta lo absurdo? ¡Pues aquí vienen seis tazas! Porque la publicidad absurda está poblando mucho la televisión últimamente pero no es que sea un fenómeno nuevo sino que de hecho la pasión por lo absurdo viene de antiguo. Y no sólo en publicidad. Grandes literatos como Valle-Inclán y Miguel Mihura le dieron protagonismo en el teatro o la novela durante el siglo XIX y el XX hasta el punto que surgió un Teatro del Absurdo. Pero bajémonos de las tablas y encendemos la televisión. Vamos con algunos ejemplos de absurdo publicitario:

El koala McGuiver de Vivus.es, destacando el concepto de “sencillez”. 
 

Kayak.es roza lo grotesco y consigue un mensaje potente y claro: no usar Kayak es realmente absurdo. 
 
 
En este spot Kayak.es potencia aún más lo absurdo.
 

Uno de les reyes del absurdo en publicidad es Mixta, con campañas como la del cerdo volador, el pato Willix, el pez en la pecera y su famosa frase sobre la salida: “Si ayer estaba hoy está”, el amor a primera mixtala puerta giratoria o los famosos gatos chinos:

El spot de los gatos se hizo realmente popular y Mixta hizo un behind the scenes, mostrando cómo había sido el loco casting para seleccionar al mejor gato que protagonizaría el spot. Un sufriente Miqui Puig era el encargado de decidirlo. 
 

Otro de los anuncios de Mixta llevaba aparejada una app. Y ‘Pensamiento‘ tenía el protagonismo:

Mixta, diferenciándose completamente de los demás y alimentando la interacción con el target
 

Y volviendo a tiempos más actuales tenemos algunos spots que se están ganando el  título de lo más absurdo dentro de lo absurdo:

El viral fenómeno GIF ¡se cuela en publicidad! De la mano de este spot de Kelisto.es
 

O como en éste otro de Just Eat, absurdo donde los haya:

 El unicornio es el rey, con bigote o sin él, en varios spots de Just Eat
 

La campaña de Just Eat no se ha centrado sólo en televisión sino que ha propagado el mensaje también a través de un site (sencillo) donde el unicornio da lecciones en cápsulas de vídeo muy breves sobre qué es un momento unicornio (algo genial, estupendo, plagado de purpurina metafórica) y qué no lo es (vamos, lo que sería anodino). También se incluyen en el site una serie de preguntas para que el público se implique y se empape de la idea “Momento unicornio”, mediante una encuesta sobre lo que mola y lo que no. Lo que sería Just Eat y lo que no, como concepto.

¿Y qué te quiero decir con esto?

Pues bien, con este pequeño muestrario de vídeos ya se ve que la publicidad rezuma absurdo por los cuatro costados. Se hacen spots divertidos, diferentes, freakies como el koala con camisa hawaiana y bebiendo cerveza en una tumbona… Pero todo tiene un objetivo muy concreto y muy medido.

Como decía antes, “hay muchas maneras de conseguir llegar a ese target, esa población segmentada y diferenciada que la marca identifica como su público objetivo”. Y ciertamente el humor absurdo es un modo genial de romper la barrera entre producto y cliente potencial, de acercarse a él mediante lo grotesco y lo deformado, como Valle-Inclán hacía con sus personajes mientras llevaba a la parodia las convenciones de su sociedad y se ponía un poquito más cerca de los espectadores.

Muy a menudo el absurdo no es sólo una manera de conseguir llegar al target, sino la mejor manera de acercarnos a él, de conseguir ganarnos su simpatía (algo realmente significativo) y quedarnos con un trocito de su corazón. Estamos trabajando por el engagement, pues. Con ello y con aplicaciones como la app de Pensamiento o la compartición de vídeos que el humor absurdo en spots publicitarios promueve estamos invocando otro principio publicitario, que dice: toda campaña debe operar en un contexto de comunicación integral para ser efectiva. ¿Así que es realmente tan absurdo el uso del absurdo en publicidad?

Eso es todo por hoy. ¡Eres libre de compartir este post si piensas que te ha aportado algo o que simplemente es tan absurdo como el título! 😉

Autor: Arantxa

Me gustan la narrativa y lo tecnológico, la comunicación en varias modalidadas y explorar lo que vendrá. Sin duda la Creatividad es mi caballo ganador.

  • Me parece una muy buena exposición, pero resulta curioso que lo diferente haya sido substituido por lo absurdo a la hora de llamar la atención, esto es, acabamos comprando aquello que se nos ofrece a través de los mismos estímulos por los que rechazaríamos a una persona.

Estudiamos y analizamos su negocio en profundidad, definimos objetivos y planteamos la estrategia de marketing más adecuada centrándonos en conseguir cada uno de los objetivos propuestos. Solicita Presupuesto Ahora

Uso de cookies

En este sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para que usted tenga la mejor experiencia de usuario y analizar su visita. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.