Guía SEO para redireccionamientos

Algunas veces, se presentan errores en los sitios web, los cuales se reflejan cuando un usuario visita la página y esta no le abre o aparece que fue eliminada. También, ocurre cuando Google intenta indexar páginas que fueron eliminadas, están duplicadas o fueron cambiadas de sitio.

Esto ocurre cuando no se realizan correctamente los redireccionamientos, lo que, en definitiva, perjudica el posicionamiento de la página en los resultados de búsqueda y tiene repercusiones negativas en el SEO.

Es por esta razón que ahora te presentamos esta guía SEO para redireccionamientos, con la cual podrás aprender a reconocer los aspectos más relevantes de los redireccionamientos, sabrás cuáles son sus tipos y aprenderás cómo puedes hacerlos correctamente y comprobar su buen funcionamiento.                                                                                                                                                                                                                 

¿Qué son los redireccionamientos?

Poder ofrecer la mejor experiencia al usuario debe ser siempre una prioridad para quienes tienen un sitio web. También es importante mostrarles a los robots de rastreo de Google que cada página tiene una nueva ubicación.

Los redireccionamientos, tal y como su nombre lo especifica, se usan cuando un contenido se ha movido de una página a otra ubicación nueva. Es decir, que se hace que una URL apunte hacia otra URL dentro del mismo sitio web.

Si no se lleva a cabo esta acción, o se hace de forma incorrecta, el motor de búsqueda o el usuario humano, encontrarán errores dentro de la página y no podrán acceder al contenido, lo que afecta el SEO del sitio, y puede causar que este no indexe bien, que no aparezca en las primeras posiciones de los buscadores o que llegue incluso a ser penalizado.

Esto también trae como consecuencia que los usuarios permanezcan muy poco tiempo dentro de tu página o dejen de visitarla, perjudicando la tasa de conversión.

Tipos de redireccionamientos

Es crucial conocer los tipos de redireccionamiento que existen para poder aplicar la estrategia que más convenga según la situación que se presente. Estos son algunos de los más usados:

Redirecciones 301

En este caso, se trata de un redireccionamiento permanente, y este se usa cuando no se desea que vuelva a ser tenida en cuenta jamás una dirección de URL que ya pasa a ser antigua.

Este tipo de redireccionamientos se usa cuando se va a mover una página, cuando se va a migrar un sitio a un nuevo dominio, para evitar contenido duplicado o cuando se van a unir varias páginas en una sola.

Los expertos afirman que este es uno de los métodos más eficaces para implementar un correcto redireccionamiento, ya que además permite conservar en gran porcentaje la autoridad obtenida.

Redirecciones 302

Estas son redirecciones que se realizan de forma temporal, y se hacen con la intención de poder recuperar nuevamente y en poco tiempo el acceso a la URL original.

Es muy común que estas redirecciones sean usadas cuando una página se encuentra en mantenimiento por algunas modificaciones, mejoras o resolución de problemas. También se utiliza cuando el contenido será ubicado en otra página, al rediseñar el sitio, o cuando se ejecutan campañas en ciertos tipos de páginas como las ecommerce.

Redirecciones 303

Aunque es parecida al redireccionamiento 302, se diferencia de éste en que la redirección 303 no se almacena en la caché, y es usada para informar cuando una página está cargando o para redirigir a formularios.

Redirecciones 307

Esta es una redirección temporal que suele confundirse con la 302. Sin embargo, esta ofrece mayor precisión en cuanto a que la URL fue movida pero que luego volverá a su lugar.

Redirecciones 308

La redirección permanente 308 se parece a la 301, pero no permite realizar cambios en el método de solicitud. Se utiliza cuando la página contiene algún formulario HTML que necesita del método POST.

Redirección 404

Esta es una de las más conocidas, ya que es la que aparece cuando una página no existe y aunque es un error común, puede ser muy molesto y llegar a perjudicar la optimización de tu sitio, razón por la cual, debes resolver ese problema rápidamente.

¿Por qué usar redirecciones?

Las redirecciones deben usarse para indicar a los usuarios o a los motores de búsqueda, que una página o URL ha sido movida a otra dirección, y lograr así que estos no perciban errores dentro del sitio.

Esta acción debe ejecutarse si la página web es trasladada de un dominio a otro. También se hace cuando se fusionan dos webs, y se quiere lograr que las URLS antiguas redireccionen a los visitantes hacia las páginas recientes.

Además, es una acción necesaria cuando se elimina una URL y se sustituye por otra nueva, y se desea llevar a los visitantes hacia esta última, esto suele ocurrir cuando hay una página de un producto que luego deja de estar disponible.

También se usa para promociones de temporadas, como Black Friday, días de las madres, Navidad, entre otras, así como cuando se realizan cambios en el diseño o estructura de la web, o cuando se elimina contenido que se considera obsoleto.

¿Cómo se debe hacer una redirección de forma correcta?

Este es un trabajo que se puede hacer de forma eficiente si se presta especial atención a los detalles. como veremos más adelante, existen herramientas que nos ayudan a comprobar el buen funcionamiento de las redirecciones y a solucionar cualquier inconveniente que se presente con ellas:

  1. Primero debes configurar el servidor.
  2. Ingresa al panel de control y selecciona la opción para redireccionar.
  3. Elige el tipo de redirección según tus necesidades.
  4. Configura la redirección en tu servidor. Esta fase del proceso dependerá del servidor que utilices.
  5. Comprueba el buen funcionamiento de las redirecciones y soluciona los errores que se presenten.

Algunas personas cometen ciertos errores al llevar a cabo los redireccionamientos, lo que a corto o largo plazo termina perjudicando el buen funcionamiento del sitio y el SEO.

Existen varias alternativas o procedimientos que se pueden realizar para redireccionar una URL de forma correcta.

Es esencial incluir los enlaces en las páginas nuevas. Además, no debes olvidar llevar control de las redirecciones y realizar una revisión periódica para garantizar su buen funcionamiento. Las webs están en constante cambio y es posible que haya redirecciones que no funcionen bien o que sean innecesarias.

Procura evitar las cadenas de redirecciones, así que trata de no usar más de tres redirecciones en una cadena, porque se pueden producir bucles de redirección.

Recuerda redirigir exclusivamente a páginas que sean relevantes y que respondan a la intención de búsqueda de los usuarios. Para eso, también debes asegurarte de que la URL actualizada redirija al contenido que se relaciona con la URL original.

¿Cómo puedo saber si las redirecciones están bien configuradas?

Tal y como mencionamos previamente, es crucial realizar redirecciones que funcionen de forma eficiente, para garantizar la optimización del sitio.

Existen varias herramientas muy completas e intuitivas que te pueden ayudar a automatizar el proceso de revisión del funcionamiento de las redirecciones.

Google Search Console es una de las más utilizadas en la actualidad, ya que arroja un informe bastante completo y preciso que te permitirá conocer los problemas que se presenten en tu página en cuanto a las redirecciones y errores de rastreo se refiere.

Otra herramienta ampliamente utilizada es Screaming Frog, la cual analizará tu sitio web en busca de diferentes tipos de errores, entre los cuales destacan los problemas de redirección.

Además, para poder realizar un buen diagnóstico y solucionar cualquier inconveniente, es recomendable que te asegures de que has hecho una configuración correcta y que las URL antiguas redirigen hacia las nuevas.

También debes verificar de forma meticulosa si las direcciones URL están escritas de forma correcta y no tienen errores, ya que un error en una letra o carácter influye en el buen funcionamiento de la misma.

Por otra parte, se recomienda que verifiques el el archivo robots.txt no esté bloqueando el acceso a las páginas que estás redirigiendo, y comprueba que los códigos de respuesta HTTP sean los correctos.