Google está investigando los retrasos en la indexación de resultados de búsqueda

Google reconoció que existe un problema de indexación en su motor de búsqueda, que impide que algunas páginas web aparezcan en los resultados de búsqueda. Por lo que, se anunció que Google está investigando los retrasos en la indexación de resultados de búsqueda y está trabajando para solucionarlo lo antes posible.

Los informes sobre los problemas de indexación empezaron a llegar el día 21 de diciembre, temprano por la mañana, cerca de la 1:30 am, hora del Este. Muchos usuarios se quejaron de que sus sitios web no aparecían en los resultados de búsqueda. Algunos incluso afirmaron que sus páginas habían desaparecido por completo del índice.

Sin embargo, Google afirmó que este problema solo afecta a un pequeño porcentaje de sitios web, pero no dio más detalles sobre la naturaleza o el alcance del problema. 

Tal problema de indexación puede tener un impacto negativo en el tráfico y la visibilidad de los sitios web afectados, ya que pueden perder posiciones o desaparecer por completo de las búsquedas de los usuarios. 

Por eso, es importante que los webmasters comprueben si sus páginas están indexadas correctamente y que soliciten la indexación manual de las que no lo estén.

¿Qué son los problemas de indexación?

La indexación es el proceso por el cual los motores de búsqueda rastrean, analizan y almacenan la información de las páginas web en sus bases de datos. Este proceso es fundamental para que los motores de búsqueda puedan ofrecer a los usuarios los resultados más adecuados a sus necesidades e intereses. 

Por esta razón, cuando un usuario realiza una búsqueda, los motores de búsqueda consultan su base de datos y seleccionan las páginas que coinciden con las palabras clave y los criterios de relevancia que utilizan. Tales criterios pueden incluir la autoridad, la popularidad, la calidad, la frescura y la ubicación de las páginas, entre otros. 

Debido a esto, la indexación permite que los motores de búsqueda puedan mostrar las páginas más relevantes y actualizadas para cada consulta de los usuarios. 

Sin embargo, para que una página pueda ser indexada, debe cumplir con ciertos requisitos técnicos y de contenido que faciliten su rastreo y análisis por parte de los motores de búsqueda. 

En consecuencia, sin una indexación adecuada, los sitios web pierden visibilidad, tráfico y oportunidades de negocio. La indexación es, por tanto, una estrategia esencial para el posicionamiento web y el marketing digital.

¿Qué sitios se vieron afectados? 

No hay una respuesta definitiva sobre qué sitios se ven afectados y por qué fueron afectados, ya que Google no ha revelado la causa exacta del problema ni los criterios para seleccionar los sitios afectados. 

Google solo informó que este problema ha afectado a una pequeña cantidad de sitios web, por lo que nos irá actualizando acerca del por qué se produjo el problema; aunque es muy poco probable que Google ofrezca más información sobre los sitios afectados y los que no.

Dado que algunos sitios no se vieron involucrados en este problema, existe la posibilidad de que estos tengan alguna ventaja por encima de los otros sitios que sufren retrasos en la indexación, pero no hay una garantía de que esto sea así en todos los casos.

¿Qué hacer si tu sitio se vio afectado por los problemas de indexación?

En caso de que su sitio se vea afectado, mientras Google resuelve el problema de indexación, lo único que puedes hacer es tener paciencia. Esto es lo más recomendable ya que Google está analizando la situación y buscando una solución lo más rápido posible, por lo que lo mejor que se puede hacer es esperar una actualización en las próximas horas o días.

Mientras tanto, puedes verificar si tus páginas web están indexadas o no usando herramientas como Screaming Frog, Test de Indexación, o Inspección de URLs de Search Console. 

Si encuentras que algunas de tus páginas web no están indexadas, puedes solicitar la indexación manual de las mismas usando la herramienta Inspección de URLs de Search Console. 

Sin embargo, esto no garantiza que tus páginas web se indexen de forma inmediata, ya que depende de la capacidad y la prioridad de Google para rastrear e indexar las páginas web.

Para comprobar si una página está indexada, se puede utilizar la herramienta de inspección de URL de Google Search Console, que muestra el estado de indexación de una URL específica. También se puede hacer una búsqueda en Google con el operador site: seguido del dominio o la URL de la página que se quiere verificar. Si la página no aparece en los resultados, significa que no está indexada.

Para solicitar la indexación manual de una página, se puede utilizar la misma herramienta de inspección de URL de Google Search Console, que permite enviar una URL a la cola de rastreo prioritaria de Google. 

También se puede crear y enviar un sitemap que incluya las páginas que se quieren indexar, o utilizar otras herramientas de terceros que faciliten este proceso.

Causas y soluciones de los problemas de indexación en tu sitio web

La indexación es esencial para que tu sitio web reciba tráfico orgánico desde Google.

Sin embargo, a veces puede haber problemas de indexación que impidan que tu contenido se muestre correctamente en Google, o que lo excluyan por completo de los resultados de búsqueda. Estos problemas pueden tener diferentes causas y soluciones, dependiendo de la naturaleza y el momento en que se producen.

Una posible causa de los problemas de indexación es que Google haya experimentado un error técnico o un cambio en su algoritmo de indexación, que afecte temporalmente a la forma en que rastrea e indexa los sitios web. 

Esto puede ocurrir de forma puntual y sin previo aviso, y puede afectar a un gran número de sitios web al mismo tiempo. Un claro ejemplo de esto ocurrió el día 21 de diciembre, en que Google confirmó que había sufrido un problema de indexación que provocó la desaparición de muchas URLs de las páginas de resultados. 

En estos casos, lo mejor es esperar a que Google resuelva el problema por su cuenta, y comprobar que tu sitio web se recupera después de que el problema se solucione.

Pero si presenta este problema desde hace días o semanas antes de esta falla de Google, puede que sea por otras razones.

Algunas de las posibles causas de los problemas de indexación pueden radicar en que tu sitio web tenga algún problema de configuración, diseño o contenido que dificulte o impida que Google lo rastree e indexe correctamente. 

Estos problemas pueden ser más persistentes y requieren una intervención por tu parte para solucionarlos. Algunos ejemplos de estos problemas son:

  • El archivo robots.txt de tu sitio web impide que Google acceda a algunas o todas las páginas de tu sitio web.
  • Las etiquetas meta robots de tu sitio web indican a Google que no indexe o no siga los enlaces de algunas o todas las páginas de tu sitio web.
  • El mapa del sitio de tu sitio web está desactualizado, contiene errores o no está registrado en Google Search Console.
  • La velocidad de carga de tu sitio web es muy lenta, lo que hace que Google se canse de esperar y no rastree o indexe algunas o todas las páginas de tu sitio web.
  • El contenido de tu sitio web es de baja calidad, duplicado, irrelevante o infringe las directrices de Google, lo que hace que Google lo considere poco útil o inapropiado para los usuarios y no lo clasifique o indexe.

Para solucionar estos problemas, debes revisar tu sitio web y asegurarte de que cumple con los requisitos técnicos, de diseño y de contenido que Google exige para indexar y clasificar tu sitio web. 

Al mismo tiempo, puedes usar herramientas como Google Search Console, Screaming Frog o Test de Indexación para detectar y corregir los problemas de indexación de tu sitio web. 

También, puedes solicitar a Google que vuelva a rastrear e indexar tu sitio web manualmente, usando la herramienta de Inspección de URLs de Google Search Console.