Caso de ataque de SEO negativo: Trendhim

Con el boom de las páginas webs y el conocimiento de que se puede ganar dinero con ellas el SEO (Search Engine Optimization) sea hace cada vez más y más popular.

Ahora bien, el SEO juega un papel tan fundamental en los motores de búsqueda, que gracias a su uso estos son capaces de entender sobre que trata nuestra página y si es o no práctica para los usuarios. Es por esto que el SEO puede un arma muy poderosa en lo que respecta al posicionamiento web si no se usa adecuadamente. Tan poderosa que hasta se le ha dado un nombre, el SEO Negativo.

El Seo Negativo consiste en enviar backlinks a competidores para hacer que estos disminuyan su visibilidad en los buscadores.

Generalmente estos ataques no suelen ser muy eficientes ya que se supone que cuando envías más links de lo normal a una página Google sospecha, hace 5 años se podía manipular a Google y comprar links, pero ahora no se basa en la cantidad sino en la calidad. Hoy en día Google tiene mecanismos para penalizar a otras aquellas páginas que intentan mejorar sus posiciones con links falsos.

Esta no es la única manera por la que puedes ser penalizado, si las keywords que enlazan a tú web no tienen relación alguna con el contenido de dicha web el algoritmo de Google sabe que probablemente se trata de acciones ajenas al sitio. Es por eso que los ataques del SEO Negativo no son muy sofisticados, ya que una de las acciones más frecuentes es enviar backlinks bajo el término “porno”. Esta temática no es del agrado de Google, pero en ocasiones funciona y es importante saber cómo reaccionar.

Generalmente los responsables de estos ataques son gente que quiere perjudicar a sus competidores. Por aproximadamente $79 puedes comprar un “link bomba” que elimine a tu competidor del mercado. Miles o millones de links enlazaran a la web de tu competidor.

Teóricamente este es un tema muy popular, pero en raras ocasiones se ha puesto en práctica. Sí que hemos odio hablar de casos en los que webs reciben tres o cuatro links prejuiciosos, ¿pero y si en lugar de cuatro son 1500?

Trendhim, empresa danesa de accesorios masculinos fue víctima de un ataque de SEO negativo el pasado agosto. Más de 1500 backlinks bajo el término “porno” enlazaban a su web.

Pongámonos en situación. Imagínate que es Un viernes como otro cualquiera, te dispones a comprobar los indicadores de rendimiento habituales. El CTR se mantiene constante, el número de visitas es razonable como de costumbre, y los links que enlazan a tu web – totalmente erróneo. Y te encuentras con un número de enlaces excesivo y el anchor text de esos links es “porno”.

¿Difícil de imaginar verdad? Eso es lo que experimentó Trendhim cuando su oficina paso de 38 grados centígrados a -20 en apenas unos segundos.

¿Qué hizo Trendhim al respecto?

 

Al tener más de 1500 links que enlazaban a su web bajo el término “porno” que indican a Google que el contenido de Trendhim es pornografía se vieron en la obligación de revisar dichos enlaces uno por uno.

Al ser una tienda online en un mundo tan competitivo como son los accesorios masculinos, ser visible para Google es crucial. Si los rankings bajan, los clientes desaparecen.

En la actualidad hay cuatro cosas que hacer:

  • Enviar un archivo a Google con todos los enlaces no deseados a través de Google Search Console. Y si aún no has añadido tu sitio web a la Google Search Console es un buen momento de empezar. Además, también es importante asegurarse que la página seguía siendo segura – que no hubiera sido hackeada.
  • Ponerse en contacto con los dueños de las páginas webs enlazantes

Lo más habitual es que muchas páginas webs que te hayan enlazado hayan sido hackeadas, pero nadie sepa nada al respecto.

Así que, solo queda intentar ser Sherlock Holmes y contactar a estas páginas, una por una, intentado que eliminen el link que enlaza a nuestra página.

Hay que ir página por página, lo que lleva muchísimo tiempo y muchísimo trabajo, pero es efectivo.

Los meses después del ataque fueron duros, éramos nosotros contra el tiempo. Nuestro día a día se basaba en enviar archivos a Google para intentar ponerle remedio, ya que ni la policía ni las compañías de seguro podían hacer nada. Y lamentablemente esto es muy serio, podíamos estar hablando de la vida o la muerte de tu negocio online.

¿Realmente nos hicieron tanto daño?

 

En el principio, los enlaces iban dirigidos a nuestra página de gafas de sol. Afortunadamente las gafas de sol no eran nuestro punto fuerte y no perdimos tantos clientes hubiéramos perdido si se enlazase a categorías como las pajaritas o las corbatas.

El daño fue mínimo debido a que constantemente enviábamos las listas a Google con los enlaces no deseados.

Los intentos de contactar con las webs de donde provenían los enlaces no deseados fueron en vano. Tan pronto como se dice “piratería“, “enlace bomba“, “ayuda” o “Importante – esto no es spam“, el correo va directamente al correo no deseado. Sí que es verdad que tras mucho buscar los datos de contacto gracias a las redes sociales como Facebook o LinkedIn nos pusimos en contacto con los webs masters, y sólo en esos casos, los enlaces no deseados se eliminaron.

Todo hay que decirlo, no vendimos lo que esperamos. Lo que es peor es nuestros competidores de algún lugar de Dinamarca trataron de sacarnos de Google utilizando métodos desleales. No pudimos ni podremos identificar a los culpables.

Autora

Sara Lopez – Contacto: sara-lopez.com
Country Marketing Manager España en trendhim.es

Estudiante de Ingeniería Informática en VIA University College, Dinamarca

0 Comentarios
Escribe un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies