¿Cómo funciona un buscador? Las 3 fases principales de un buscador

El surgimiento de los buscadores web, además de facilitar la localización de información y negocios de manera rápida y efectiva, ha generado miles de puestos de trabajo indirectos, principalmente entorno al marketing.

Sin embargo, muchos son los que se especializan en técnicas SEM o SEO sin saber realmente al 100 % qué es y cómo funciona un buscador.

Nos hemos acostumbrado a su uso sencillo, rápido y a su efectividad a la hora de satisfacer nuestras necesidades de información, pero nos hemos olvidado de preguntarnos, ¿pero cómo lo hacen?

¿Qué es un buscador?

Lo primero que debemos preguntarnos es qué es un buscador. Pues bien, los buscadores son sistemas o programas informáticos que se encargan de:

  • La búsqueda de archivos digitales de diferentes formatos (webs, documentos, vídeos, imágenes, etc.).
  • Su almacenamiento en bases de datos.
  • Su ordenación y clasificación dependiendo de la demanda de búsqueda de un usuario.

Es decir, los bucadores son sistemas informáticos que buscan, almacenan y ordenan archivos digitales y páginas webs.

¿Cómo funcionan? Las tres fases del buscador

En la definición hemos especificado que un buscador realiza tres acciones pincipales: busca, almacena y clasifica y ordena. ¿Pero cómo lo hace?

1) Rastreo: búsqueda de información

Los buscadores se encargan de rastrear Internet en búsqueda de los archivos digitales y webs valiéndose de unos sistemas informáticos conocidos como robots o arañas. Estos sistemas utilizan los enlaces que encuentran en las webs para ir descubriéndolas y leyendo sus contenidos.

Es por ello que, en toda estrategia SEO, tener un buen enlazado interno es esencial para que los buscadores puedan encontrar todos los contenidos de nuestra web.

2) Indexación: almacenamiento de la información

Una vez el buscador encuentra y lee los contenidos, pasa a almacenarlos.

A este proceso se le llama indexación. Consiste en guardar en sus bases de datos todos aquellos contenidos que ha encontrado a través de los robots y que considera correctos para dejarlos en disposición de ser mostrados en su listado de resultados.

Hay que tener clara una cosa en este punto. El buscador puede encontrar ciertos contenidos pero decidir no almacenarlos, bien por petición expresa del propietario del contenido, bien porque el buscador lo considere inapropiado (por el tipo de contenido, por su programación, por su duplicidad, etc.).

Por ejemplo
Los rastreadores saben que los sitios donde una persona puede comprar armas y drogas no deben agregarse a su base de datos.

3) Clasificación de los contenidos

Es el último proceso del buscador y el que todos conocemos. Consiste en mostrar los contenidos que tiene almacenados en sus bases de datos, ordenados dependiendo de los términos utilizados por el usuario en una consulta de búsqueda y por sus propios criterios internos.

Es decir, cuando un usuario busca con unas determinadas palabras en un buscador, éste accede a su base de datos y muestra de una manera ordenada y clasificada los contenidos que considera más apropiados para esa búsqueda en base a unos criterios internos establecidos por un algoritmo.

El buscador de Google, el de Youtube, el de Amazon, el de Ebay… Todos tienen su propio algoritmo y ponen el énfasis en determinados puntos que consideran relevantes para considerar que una web, un vídeo o un producto merece estar en la primera posición.

Así es como, fruto de estos tres procesos, los buscadores nos muestran los resultados que mejor creen que podrán satisfacer nuestra necesidad de información tras una búsqueda.

¿Por qué unas páginas aparecen mejor posicionadas que otras?

Descubre cómo posicionarte en Google siguiendo estas 9 directrices

Leer el artículo

Como mencioné anteriormente, los motores de búsqueda funcionan con un algoritmo que determina el orden en que aparecen las páginas.

Con Google, la forma más sencilla de explicarlo es a través del concepto de voto. En su esencia más básica, cuantos más “votos” tiene una página web, mejor posicionará en los resultados de búsqueda.

Google otorga votos en función de lo relevante que sea una página para responder a la consulta de un usuario. Para ellos se fija en el título de la página, en sus encabezados y en cómo está estructurado su contenido. Google tiene más de 200 factores que influyen en su algoritmo, pero los más importantes son:

  • Esa página satisface la consulta del usuario.
  • La experiencia del usuario ha sido positiva. Para saber eso tiene multitud de indicadores como por ejemplo el tiempo de permanencia en la web, su tasa de rebote…
  • La página carga muy rápido.
  • La cantidad de enlaces que apuntan a esa web y la calidad de las webs donde se encuentran esos enlaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *