cambio-web-seo

Cómo cambiar tu web de dominio sin perder posicionamiento

Llega el día. Siempre acaba llegando. Has de cambiar tu página web.

¿Por qué? Bueno, los motivos pueden ser varios:

  • Es una web que no se adapta a los dispositivos móviles.
  • Tiene tantos problemas que es mejor hacer borrón y cuenta nueva antes que poner parches.
  • A lo mejor simplemente es que notas que se ha quedado atrás y quieres darle un ‘nuevo look’.

Esos podrían ser algunos ejemplos de por qué hacer el cambio. La pregunta realmente complicada es cómo hacerlo y no perder lo que habíamos conseguido hasta ahora en cuento a autoridad de dominio y posicionamiento en buscadores. Pero tranquilo que para eso estamos hoy aquí dispuestos a ponértelo muy muy fácil.

cambiar-web-dominio

Experto realizando un cambio de web

Paso 1: Haz una copia de seguridad de tu web actual

Básico. De los errores se aprende, pero tiene porque ser tus propios errores, ya los hemos cometido otros por ti. Ten siempre una red de seguridad en forma de backup por si algo sale mal durante el cambio.

Para conseguir la copia de seguridad puedes utilizar dos métodos:

Automático: muchos proovedores de hosting ofrecen ya un servicio gratuito de copias de seguridad periódicas, con lo que si accedes al panel de control de tu dominio es muy probable que tengas un apartado desde el que descargarte un archivo con tu web y bases de datos comprimidas y listas para ser cargadas de nuevo en caso de emergencia.

Manual: no tiene demasiada complicación conseguir un backup por nuestra cuenta. Simplemente tienes que descargar toda la carpeta de tu web (que contendrá el resto de subcarpetas y archivos) desde algún cliente FTP como Filezilla o CyberDuck. Después, también necesitaremos entrar al panel de control del dominio y desde la sección de bases de datos, descargar una copia de cada una de ellas. Listo.

¿Por qué hemos de hacer una copia de seguridad?

Si durante el proceso de cambio de web hay cualquier problema (PHP, bases de datos, imágenes rotas…) y tienes un backup, bueno, siempre puedes volver al punto de partida y empezar de nuevo. En caso contrario… vas a ponerte nervios@.

backup-web

Cuando algo falla y no hay backup

Paso 2: Planifica las redirecciones desde las antiguas URL’s a las nuevas

Este paso es quizás el más entretenido, pero también uno de los más importantes. Para realizar bien esta parte necesitaremos lo siguiente:

El listado completo de URL’s de la antigua web: La manera más sencilla de conseguirlo es analizar el dominio con una herramienta de rastreo como Screaming Frog, que nos dará el listado completo de direcciones indexadas. Las seleccionamos todas y nos las guardamos.

El listado completo de URL’s de la nueva web: Como todavía no tenemos la nueva página subida a Internet, no está indexada y no podemos conseguir el listado de la misma forma. Lo normal sería que simplemente tengas el listado en algún archivo, ya que has tenido que crear la nueva estructura de la página y pensado las futuras direcciones de antemano.

Excel o Google Sheets: Abrimos una nueva hoja, ponemos la lista de URL’s de la antigua página en una columna y, al lado de cada URL, ponemos a cuál redirigirá de la nueva página. De esta manera nos aseguramos que no quede ninguna URL ‘colgada’ una vez realices el cambio.

Una vez tengamos el listado de qué página irá a dónde, tendremos que realizar las redirecciones 301 en el archivo .htaccess y ya está. A partir de entonces si alguien entra en una URL antigua será automáticamente enviado a la nueva.

¿Por qué hay que redirigir las antiguas direcciones hacia las nuevas?

Es fácil que una vez cambies la web, algunas secciones tengan una URL diferente, o que desaparezcan otras. Si no las has redirigido previamente, y al estar indexadas en Google, empezarán a devolver errores 404 (página no encontrada), lo que aumentará la tasa de rebote de la web, perjudicará la experiencia del usuario y, por tanto, penalizará tu posicionamiento.

Además de eso, las antiguas URL’s habrán conseguido con el tiempo autoridad y enlaces que, con una redirección 301, puedes ‘transferir’ a la nueva URL. Sin dicha redirección, esto se perderá, empezando de cero nuevamente.

excel

¡Excel es sinónimo de diversión!

Paso 3: Corrige los enlaces internos para que apunten a las nuevas direcciones

A no ser que el linkbuilding interno de tu antigua web fuera inexistente (¡mal!), una vez que cambies a la nueva web, es muy posible que todos tus enlaces internos apunten todavía a las antiguas URL’s. Si alguien hace clic en ellas no dará error, ya que como habremos realizado las redirecciones 301 pertinentes, simplemente nos redirigirá a la nueva, PERO lo mejor es que cambiemos dichos enlaces para apuntar directamente a la dirección correcta.

¿Por qué has de modificar los enlaces internos?

Como hemos dicho, los enlaces no van a dar errores 404 ni similares, pero el hecho de tener que redirigir a las nuevas direcciones genera una pérdida de tiempo y un consumo de recursos tanto a nivel de servidor como del crawl budget de Google absolutamente innecesario. Lo mejor es ofrecer un enlace limpio y directo, optimizando al máximo la velocidad de carga y minimizando recursos.

laberinto

Tu navegador perdido entre redirecciones innecesarias

Paso 4: Actualiza el sitemap en Google Search Console

Accede al Google Search Console del dominio y desde Rastreo>Sitemaps, elimina el (o los) sitemap que tuvieras asignados y cámbialos por el de la nueva web.

Para eliminarlo, sólo has de hacer clic en la casilla al lado de su nombre y después en el botón ‘Eliminar’. Para añadir el nuevo, dar al botón grande rojo que verás un poco más arriba, ‘Añadir o probar Sitemap’. Asegúrate de que Google lo lee correctamente, aunque tardará unos días en empezar a rastrear las nuevas URL’s.

¿Por qué actualizar el sitemap?

Si no realizamos este paso, estaremos enviando a Google direcciones desactualizadas que ya no existen, y dejando de enviar las nuevas. Esto puede confundir al buscador, que verá incongruencias entre lo que le decimos que hay en nuestra web y lo que él encuentra, con los problemas que esto puede conllevar.

Éste último paso no es necesario si además de hacer un cambio de web hacemos un cmbio de dominio, ya que como tendremos que dar de alta dicho dominio en Google Search Console y Google Analytics, bastará con subir el nuevo sitemap directamente.

bugs-bunny-rey

Cuando cambias de web siguiendo los pasos de este artículo

Si realizas correctamente todos estos pasos, el cambio de web será un proceso feliz y sencillo. En verdad no, porque seguramente surgirá cualquier imprevisto, porque siempre surge un imprevisto, pero los limitarás al máximo. Además para eso nos tienes por aquí ¿no? pregúntanos lo que necesites y estaremos encantados de ayudarte 😀

¡Hasta el próximo post, adrenalínicos!

0 Comentarios
Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies