malas practicas en email marketing

¡Atención, spammer! Malas prácticas de email marketing

El email marketing sigue siendo una de las tácticas más efectivas hoy en día en el marketing digital. Enviar contenido en forma de newsletter a los suscriptores de una marca es la mejor forma de fidelizarlos y atraerlos a tu negocio. Ya sabes que puedes mejorar el posicionamiento de tu marca con el emailing pero también puedes liarla parda y acabar haciendo spam sin darte cuenta.

Hoy voy a contarte malas prácticas en email marketing que pueden estar fastidiando tanto a tu estrategia de marketing como a tus contactos. Errar es de humanos, pero últimamente las campañas de mailing tienden a ser más intrusivas y agresivas que de costumbre. Si no lo crees, presta atención:

Mi reino por un pop-up de suscripción

¿No estás cansad@ de acceder a una web y que, segundos después, te salte un pop-up de suscripción a una newsletter? Y sí, casi siempre es a cambio de un e-book gratis.

Se ha corrido el rumor de que este tipo de pop-up’s convierten mucho, de ahí que casi todos los bloggers apuesten por él. Pero si lo piensas, ¿crees que la gente se apunta por tu contenido o por el regalo que ofreces? Creo que no sirve de nada suscribirse a un blog si lo único que me interesa es un e-book. Luego, quizás no abra ningún otro email o me dé de baja inmediatamente de su lista de contactos.

malas prácticas en email marketing popup

Ejemplo de un pop-up saltando en una web.

 

Emailing sin consentimiento

Sí, una de las malas prácticas en email marketing. Otro error garrafal de muchos marketeros. No por enviar una newsletter a más contactos vas a generar mayores ingresos. De hecho, solo con una buena base de datos segmentada acertarás en el envío de tus campañas. La gente solo abre correos que le interesan… ¡y todos los demás los borran o los marcan como spam!

En este sentido, me ha pasado muchas veces que he empezado a recibir correos sin haber dado el consentimiento. Esto, en España, es una práctica ilegal. El usuario debe dar su consentimiento expreso para recibir correos comerciales. Así las cosas, muchos se aprovechan para captar direcciones de estas formas:

Gato por liebre

Me apunto a un webimar, envío un formulario para pedir información o me descargo un pdf… ¡y ala, gato por liebre y a recibir newsletters diarias de la marca! No nos hemos apuntado a tu newsletter, solo queríamos algo puntual de tu web, ¡nada más!

Bases de datos compradas

¿Quién no ha recibido promociones de gafas sin tener miopía o ropa interior masculina siendo mujer? Se trata de empresas que compran bases de datos y envían mailings a diestro y siniestro. Claro, luego ven en las estadísticas:

  • que tienen tasas de apertura mínimas (la mayoría de esos correos estarán desactualizados),
  • que los servidores de correo los marcan como spam (obviamente)
  • y que molestan a los auténticos suscriptores del blog que reciben contenido sin personalizar.
errores en email marketing bases de datos

Un retrato de los que envían newsletters sin personalizar

Liarla parda en el asunto

Hay muchos artículos en la web acerca de cómo redactar asuntos llamativos que generen una mayor tasa de apertura, eso lo sabemos todos. Aún así, la mayoría de las malas prácticas en email marketing se centran en este punto de la newsletter: el asunto. 

Puede haber días en los que la inspiración brille por su ausencia, eso nos pasa a todos. Aún así, siempre es bueno esforzarse un poco y dedicarle tiempo a esta parte del email. Recuerda que es lo primero que ven los usuarios en su bandeja de entrada, ¡cúrratelo un poco!

Idea: Inserta un emoji, un juego de palabras o el nombre de pila del destinatario para crear cercanía, confianza y darle un toque simpático.

Contenido irrelevante

Este es un fallo que muchas personas desconocen y que incluso los destinatarios no nos damos cuenta de forma explícita. Se trata de newsletters que únicamente buscan vender, que parecen más un catálogo de productos que un mensaje informativo.

Este tipo de contenidos va anulando las expectativas del lector, que ya únicamente ve contenido comercial llenando su bandeja de entrada. Y antes de acumular polvo, los marca y los borra. O, peor aún, los marca como spam.

Para evitar esta reacción alérgica a nuestra marca, deberíamos enfocar el contenido de nuestra newsletter en:

  • Enlaces a los posts más interesantes o con más tráfico de nuestro blog.
  • Plantillas/regalos/productos gratuitos que podamos descargar fácilmente.
  • Infografías curradas de verdad.
  • Tutoriales que nos hagan la vida más sencilla.

Pese a ello, la mayoría de newsletters se focalizan en ventas agresivas de productos o hablan del sector en general, perdiendo ese valor de aportar calidad al lector (algo muy agradecido, siempre).

errores en email marketing contenido

¡Qué bien, otra newsletter! Ah, no, que me vende la moto como siempre.

Malas prácticas en email marketing: error de frecuencia

Algún illuminati dijo que la mejor hora para enviar newsletters era a las 10:00 AM entre semana y ahí tienes tu bandeja de entrada saturada con un montón de emailings. Un bombardeo de correos que bloquea al receptor nada más abrir el correo y que demuestra una tendencia errónea.

No debes guiarte por las palabras de un gurú del marketing porque no hay hora exacta para abrir un email. Hay tramos horarios lógicos, como la madrugada entre semana, puesto que ahí la gente, normalmente, duerme. Pero no hay hora exacta porque la mejor hora de apertura para tu base de datos la establece, propiamente dicho, tu misma base de datos. 

Con las pruebas y envíos de newsletter previas verás cuál es el mejor horario para tu grupo de contacto, que puede diferenciarse de la norma establecida. Haciendo pruebas detectarás la mejor hora para pillar a tus suscriptores. Además, si envías newsletters cuando nadie más lo hace, puede que te sorprendas.

Aún así, las malas prácticas en email marketing radican en la frecuencia de envío. Tan negativo es enviar una newsletter cada dos semanas que dos por día. No caer en el olvido de los usuarios ni saturarles con información irrelevante es clave para mantener una audiencia fidelizada.

Como ves, la ciencia del email marketing entiende mucho del binomio acción-reacción, es decir, de hacer pruebas con tu audiencia, de conocerla, de entender sus deseos y de ofrecerle soluciones a medida. Si realizas campañas de mailing a menudo, no dudes en echar un vistazo a estos consejos para verificar que estás en la misma onda que tus suscriptores. Y si detectas algún que otro error, no dudes en compartirlo en comentarios. ¡Hasta pronto!

0 Comentarios
Escribe un comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies